miércoles, 7 de junio de 2017

pájaro en casco (paradoja de una consistencia)

seré el pájaro cuerpo a tierra ahora
mal que te pesen mis alas

desgarraste el cielo como una tela vieja
alejaste la ley de gravedad todo lo posible
amenazaste al canto con un grito frecuente
y lo callaste en un sostenido para siempre

debiste haber almado antes las cosas
tal vez preguntar si alguien más quería otro plato
si alguien más tenía intención de caer desprotegido

esa fiebre de suponer sobre la superficie lo que sea
que si los océanos tienen cielo
es
porque
lo reflejan

seré el pájaro cuerpo a tierra ahora
mal que te pesen mis alas
que clavando el pico arrastre su cuerpo
y en el camino allane los pensamientos
que dibuje en el polvo sobre la siembra
el esfuerzo, plasme la lucha
e hilvane los retazos
con la aguja del tiempo

la ley que establece el orden natural de las cosas
se perfila en tela de juicio,
contrariando almas y especies
- pierdo cuidado en eso -

y habré olvidado el color de su vuelo
cuando erguida me sacuda tu cariño



lunes, 5 de junio de 2017

quiero vivir con los gitanos mamá


como los gitanos mamá

quiero estacionarme en el garaje de los gitanos
arrojar mi colchón entre los suyos
y entrada la noche, hacerle frente horizontal al miedo,
juntos bajo un techo de estrellas

me gustaría mucho
darme vuelta de madrugada
y encontrarme en cada sueño
a cada uno de ellos
(no me importaría chocar el aliento)

puedo crecer con los gitanos?
vivir para siempre sobre el arroyo Maldonado
armar nuestro campamento sobre la Juan B Justo
quería contarte eso:
camino a danza a la "sagrada familia"
paso por las casas de techo de teja de los gitanos,
con el cuidado que me piden
en puntas y con las polainas de capucha

quiero ser como los gitanos mamá, por favor
con todas mis hermanas
quiero baldear las veredas
con mis polleras
hacerle un cuarto al living
y una cocina al pan

no quiero mis cosas en su lugar
quería contarte eso, mamá
que me despeinan los gitanos cada vez que paso,
y agacho mi cabeza por las dudas
que me miren y me contagien
la fiesta que llevan encima

"voy a vender todos mis autos
y a comprar otros
para no darte miedo,
pequeña", dice, y tiene manos enormes

domingo, 28 de mayo de 2017

las manos llenas son un paracaídas

mis dos manos llenas de todos los kilos de cielo que me alcancen, Sr. por favor

no sé si hubiera querido todo el cielo para mí, pero sí el cuenco de mis palmas completo
y patinar sobre la enorme nube que deja la falta de fé de quienes no saben en que creer aún
el asfalto de los pequeños que no conocen la mentira, flota entre la hipocresía y el mantel

con la soga al cuello durante ocho veranos, hasta mis tetas y a modo de aguinaldo la pubertad
me borró la marca y me regaló el primer incómodo corpiño
(prefería la transparencia de mi piel
pero eso no es falta de aire,
es un concepto bíblico)

el asombro me ha dejado la boca de niña abierta y entonces solo recuerdo mis palabras dichas:
sé como se hace. pido un ratito:
en la espera del otro es donde dejo ciega, mi vida:
tenéme esta muñeca hermano
(de donde sea podés tomarla)

hubieras grabado las palabras en el collar,
una vocal por perla
una perla por amígdala
una gárgara en el aire mi deseo
juguemos lo que dure la caída
amasemos la infancia apretando los dientes de leche
total... solo quiero mis dos manos llenas de todos los kilos de cielo que me alcancen, Sr. por favor,

bajo escalera, menos de tres metros, la altura de los puentes
y no quiso mi peso que así sea, canjeando la posibilidad por el orden del amén
y desde las baldosas del patio de Artigas es que me quedo sacudiendo mi cabeza
para lograr hacer foco en la punta de mis zapatillas

Nadie ha ganado, nadie ha perdido
me metí el dedo en la naríz bajo el reinado de mi abuela,
casi ha triunfado la revolución
y a partir de allí, tuve mis manos llenas de:
bolitas de vidrio
papeles de pañuelos
agua
espuma de jabón
continentes
mi propio peso
presentes
gritos callados

y de pétalos que no tuve, no escribo nada

domingo, 7 de mayo de 2017

interrupción

que hacen los jilgueros, los cabecita negra y los canarios
acá,
en casa
hoy?

que fragmento de la jaula de mi pasado los aventuró a venir con esta lluvia
a deshacer mi vuelo de encierro de domingo?

quieren verse en el bordado de mi presente cada tanto, lo sé
¡adelante entonces!
vuelen sobre todo lo que creo que es mío
ahora
acá,
en casa
hoy.

cuando terminen, caminaré sobre la tierra

todo fuera de mí

llené de hojas secas el suelo
y espesé el aire en una pequeña medida
desde la puerta de su casa hasta la mía

esperé a que me despidiera
como siempre lo hace
apesadumbrado por sus objetos
por aquello que hay entre las paredes
con todo lo que se queda
cuando me voy

me adelanté unos metros,
y cuando ya estuve en la vereda
pude escuchar mis pasos
crujían detrás mío. ansiosa mujer yo,
en el peso que soy y en el viento que hago
queriendo alcanzarme, acelerando el aliento
a contármelo todo de nuevo

a mitad de camino
me dejé pasar y regresé tarde a casa
cuando mi cuerpo ya estaba dormido
me metí bajo las sábanas de mi piel
sin hacer ruido, ni temperatura

la desventaja de mi alma
es que no puede acurrucarse


martes, 21 de marzo de 2017

instrucciones para tantear los santos (desafío celeste)

intentar no ver nada en absoluto
tomar de una bocanada la devoción
a la altura de los mortales,
sentir un poco de sed
dejar fraguar la fe hasta conseguir un pecho que pueda moldearse en la oscuridad

entrecortar la respiración sin dramatizar el aire
y extender los brazos como en el gallito ciego
juntar los dedos de manera tal que se fortalezcan al tacto
pero que al mismo tiempo no entren en lanzas

calma
se supone que es de noche
o que logramos su oscuridad
pero si hace falta, cerrar los ojos
(sin apretar los párpados)

girar como las agujas de un reloj
en ese sentido de tiempo
sobre nuestro propio eje
y sentir el orgullo de conservarlo
(como un ebrio y el poste)
y agradecer,
agradecerlo todo
hasta la memoria
para recordar donde pusimos la estatuilla por última vez
y ganar terreno en ese cielo

dar pasos solo si el horizonte nos confía la gracia de movernos

al primer contacto de las yemas de los dedos
acariciar suavemente la superficie de arriba hacia abajo
reconocer los relieves de la tela bajo el yeso
(se puede sonreír y oler profundo, dios)
dejar pasar al artesano
cincelar el corazón
y abrazar al santo

nombrarlo






viernes, 3 de marzo de 2017

la niña de ojos por los jilgueros

éramos alrededor de diez o doce los jilgueros
que veíamos a la niña de ojos contemplarnos
con atención aguda de hipnótico picoteo
vaya a saber si sus dedos dejarían algún día
de meterse exactos entre las rejas
de subir y bajar sin escalas

mientras su mirada decantaba
en algún reflejo del fondo
traspasando nuestras plumas
tuvimos el cuerpo al aire
para ser atravesados
por su cantar
y nada
llamamos la atención
sobre el palito
y nada

y nosotros que tenemos bruscos los giros*
nunca supimos que horizonte tenía la jaula



* en el ejemplo del alpiste, la niña de ojos concluyó: que cuello y cabeza de los jilgueros, por el pico y la precisión para obtener el grano, se reduce a movimientos cortos, bruscos y de apariencia tanteadora

sábado, 4 de febrero de 2017

con la razón a caballito me duelen las rodillas

el séquito que me sigue
es indiferente a mis sueños

continuarán preguntándome que hice
hasta que logre responder:
"hice a ustedes,
los hice"

y por fin tengan la consistencia de un dichoso pastel
y yo la evaporación de todas mis palabras

la curiosidad de este séquito es la repugnancia en altura
de quien no avisa el abismo a quien está intentando evitarlo
y una vez allá abajo acusan desmoronamiento del ser



la crisis del peso neto

antes no dejaba una estela, nada
se le ha roto el escape de sus acciones 
y ahora plasma cada cosa a lo largo de su paso 
ese detalle de la huella había sido resuelto hace tiempo

alguien sigue su ejemplo en estos días 
y le iniciará un juicio en el futuro 
únicos e irrepetibles se dicen, 
y se convencen lo más volátiles posibles