lunes, 20 de julio de 2015

misión en tu sueño

recién llego de tu sueño y tengo frío

en la vigilia de humo 
te llevo la voz
y no decís nada,
anestesiada mi boca,
cae el silencio en un hilo 
de atónita saliva

el peso de tus oraciones ordenadas
en la punta de mi lengua
me llenan de moretones
las ganas de contar
que drenarán más tarde,
al caer por el peso despierto

voy a taparme ahora
con una manta
abrazada

¿te dije que tenía frío?

recién llego de tu sueño
que es un poco morir cada vez
en una misión desquiciada
siempre lista para constelarte la conciencia
mientras duerme todo tu sentido 
… 
sí claro, aunque no quieras
no me prestás tu pasado
(nunca me prestás nada)
ni te robo lo prohibido soplando secretos,
solo me designa tu respiración
un cargo entre raíces


¡Y a mí me sacan de la cama
para meterme en tu sueño
y no digo nada!


Es cierto que perdemos grandes momentos
riendo a más no poder, los desconocidos, 
rodeando el fuego de tu cerebro
pero de pronto, como siempre inevitable,
todo se hace invierno de hielo
y es el frío la campana
que indica el regreso lento
de tu pestaneo


recién llego,


llamáme 
cuando despiertes

sábado, 11 de julio de 2015

fui un blanco

me levanté y me pasé un poco el trapo
para ver el tamaño de la herida,
el cuenco en mi carne se había llenado
y seca la sangre no dejaba ver el fondo

la clavícula había trabajado duro
para sostenerme en una obra
mujer fuerte en percha
y si el marco tuviera una tela
con las pestañas le haría tajos
cortina de flecos de puerta al campo

recién me habían pegado el tiro
en una esquina de la paternal
y en un esfuerzo de fiebre caliente
palmeando recuerdos,
despejé a los gitanos
que me cantaban el envido
en tono de muerte
y sin ver hasta donde mi vida,
me pedían un ritmo,

así que lento mi corazón
desplegué un fondo de mar
y me puse a bailar


pasó aquel día
de golpe y metal
me quedé tan quieta
que no pudieron errar


a mi mente fiaca que no sabe esperar