viernes, 31 de octubre de 2008

la posibilidad de tatetí



Cuando juego al tatetí

las probabilidades están en los ojos de los jugadores

en dejar el espacio para que el otro haga tatetí o no

porque todos sabemos cuando empezar

como hacer los tres puntos

como impedir que el otro lo haga


... a veces lleno un espacio sabiendo que el otro

va a gritarme TATETÍ!!!!


... todo bien, hasta que le digo:

¿sabés que? te dejé ganar


y si no probaré con otro juego


me voy, no tengo un buen día

lunes, 27 de octubre de 2008

Paro educativo

Otros dos días sin escuela.
No importa, los niños llevan tarea de sobra. Total? Para que la realicen en sus hogares.. Bueno, es una forma de decir, porque en los días de paro los niños no están en sus casas con un docente particular (andá pedirle al jefe de gobierno que te lo pague) supliendo las necesidades del aula. entonces un padre o una madre, lleva a sus hijos al trabajo, a la casa de la abuela o de la tía, con el cuaderno y la cartuchera... y luego claro, el trabajo de que los niños entiendan que aunque no estén en el aula tienen que hacer los deberes como si allí estuvieran.

Yo? ya no se si eso está bien, mal, masomenos, correcto, no correcto, solo se que es parte de esta realidad que hoy nos toca vivir.
Los docentes no pueden ganar tan poco, ni los médicos, ni nadie... vivir es caro, muy caro, sobre todo si tu elección es no tener una tarjeta de crédito y entrar en la ficción que no debería ser ficción de llegar a fin de mes.

Hagamos un piloto: Paremos entonces, todos. Y cuando se nos acabe la leche, pidamos al vecino, y cuando el vecino no tenga, comamos en carrefour o en coto (depende de lo que quieras comer) una olla popular. Y de sobremesa, conversemos y repasemos un poco los conociemientos... luego la siesta... después despertemos todos otra vez. Juntos.
Eso... despertar. La clave está en despertar, en abrir los ojos y ver.

... que podemos dar y que podemos recibir...

jueves, 23 de octubre de 2008

vi-viendo

ví diferente
me pasó algo muy curioso
era un día como cualquier otro
pero sentí que estaba en un nuevo lugar
como cuando viajo y camino por una calle o una avenida que nunca antes había transitado
esa sensación en un sitio por el que paso todos los días

El lugar me pareció bello por recién conocerlo o por extrañarlo
la pasé tan bien, esperando cruzar en la esquina nueva que cada día piso
maravillada en mi nueva experiencia

jueves, 9 de octubre de 2008

Se nos está rompiendo la "Bolsa"


ojo que se te va a romper, ojo que no aguanta tanto peso
pero yo quiero mas, quiero llevarme todo en esa bolsita
yo no quiero dejar nada acá
y la cargo y la cargo
mirá que se nos está rompiendo...
no importa, ya no recuerdo que hay en el fondo de la bolsa...

la bolsa se rompe cuando el peso es mayor al que está acostumbrada a resistir.
la bolsa se me rompió a la altura de la manija, cuando el peso la llevó hacia abajo, hacia abajo y antes de cortarme la piel se rompió.
la bolsa se rompe. pero luego con dinero comprás otra, y otra y otra... y el planeta entero se llena de bolsas, que se rompen.

imaginemos un día de mucho calor, caminando con los pies sin calzado sobre un suelo lleno de bolsas de plástico. lo mismo dá que estén rotas o sanas. se pegan en la piel, en el cuerpo
y ya da igual, un dolar un euro un peso un austral un metal de papel

cuando la bolsa se está por romper es peor que cuando está rota
miro como se rompe
como el peso pesa pesa pesa
y tira tira tira
y no hago nada
solo pienso en lo inevitable
pienso también en no poner mas peso
mejor caminar mas livianos
mejor escalar sin gran peso
mejor llegar con las manos vacías para poder tomar algo


o acariciar

martes, 7 de octubre de 2008

Esa mañana, desperté iluminada por el reflejo del sol sobre mi cara, tal vez, pienso, sea por eso. O por el cantar de los pájaros, que no importa si anidan o no en la salida de mi calefón, cuando la música es tan hermosa... el calor tibio del sol y el sonido de los pájaros despertaron una sonrisa inesperada esa mañana rutinaria que no lo fué.

a quien corresponda: no esperes más mi risa de compromiso con tus palabras acostumbradas, no reclames con otro de tus chistes o de tus críticas que ría cómplice,
no voy a reirme mas de aquello que no me cause gracia, para complacer el vacío lleno de otro, que además no sabe sonreir-me

Así pasó el día que empezó con una sonrisa espontánea

vos... ¿de que te reís?


no me gusta hamacarme en la plaza luego de la lluvia cuando debajo se hace un charquito y no se porqué / (no me alcanzan nunca las papas cuando las hago al horno) /no me gusta clavar las uñas en la arena y arrastrar las manos / no me gusta el gusto del aluminio
Yo sé que esas cosas no me gustan

me gusta el silencio de la noche cuando todos duermen / me gusta almorzar con la espalda al sol cálido de la primavera / me gusta la risa de los niños / me gusta mi risa y la tuya / me gusta el agua y nadar / me gusta hamacarme en la plaza y ver cuando llego arriba / me gusta caminar en pies
Yo se que esas cosas me gustan

Tal vez la cuestión esté en disfrutar de aquello que no entra en ninguna de ambas listas,
de manera que realizaré una tercera o ampliaré las existentes... o uniré ambas