domingo, 17 de julio de 2016

expansión

no llegábamos a dos enteros
cuando colmamos la plaza
tu expresión asustada me divisó
entre la multitud que yo era
y el frío y tu falta estiraron mis articulaciones

por mis huesos andan embarcándose ahora
con las banderas de mi piel tostada
los que me llenan de sueño
para poder llevarlos

no llegué tarde al encuentro
del tiempo que yo era





viernes, 24 de junio de 2016

el lado derecho de la cama me arrolla
sobre un charco de sueños sudados
acurrucados en olvidos, en digestión,
temerosos de mi vigilia, caída libre,
la mano ciega sobre la mesa de luz
desordena el presente en un tanteo

el lado derecho de la cama me avala
en el recuerdo de tu cuerpo neto en sábanas robadas
está chamuscada la fruta al final de la colina
cerca de la orilla del río, en el que cada despertar,
hundo mis pies, dulce y posible pantano

abro los ojos y me siento, en el lado derecho de la cama / clavo una rodilla primero en posición de largada / finjo ver el horizonte hacia el otro lado y corro / trastabillo varias veces y enredados mis pies en las figuras de las telas, en los arbustos crecidos de tus sueños, me levanto / le hablo al aire con el acento que uso en los viajes largos, donde el viento llena la boca / paso noches transversales, con el aplomo del peso muerto / y corro más /

me alejo todo lo posible:
dos antebrazos y una mano




martes, 21 de junio de 2016

un ser vino

del fenotipo que le complicó los días
recuerda la genética más bella
una especie de rescate en extinción

pero es el olvido el pasaje que elije
para beber todo el presente
que queda en la botella

y luego es un ser vivo
sobre el umbral de promesas

martes, 7 de junio de 2016

travieso compost

los dioses están desenterrando otra vez
los huesos escondidos en las macetas
desperdigadas sobre el parquet de tu living
y perfilando el horario de tu llegada, te aviso,
aspiran la tierra y suben al vértice, adolescentes

lo leído en los ojos de tu perro
son testimonios en versos
verídicos y absortos




sábado, 21 de mayo de 2016

sudada



en los instantes previos al desembarco del aire, recibo el brillo de sus ojos como una aguja fina

y en el extended play le presto especial atención a los pedazos de plástico que encuentro en las veredas / luego pienso en lo perdurable que no tiene que latir

las esperas sobre los vacíos trocan en la feria de los abismos,

por sueños de volar y le suenan a la muerte las vértebras,

de a una.

viernes, 6 de mayo de 2016

su impresión y mi geometría

el evangelista según sus zapatos
oscila entre el decorado y el cielo
y yo le doy la impresión, entre cada rezo,
de un pájaro que nunca termina de aprender a volar
(a veces de un insecto atraído por la luz)

si las parábolas nunca se tocan
probemos descalzos por favor