viernes, 30 de diciembre de 2016

personalizar las cejas trae espuma

la hija de los marineros lleva los nudos aprendidos
la tibieza de las corridas sobre las maderas, descalza
la proa la popa el carajo

los celos por las orcas 
y la huella invisible 
de su mano sobre el agua
como nunca haber pasado

ancla mata astilla mata todo

la hija de los marineros fuertes como algunos dioses
respira el aire que de lleno se le mete en la boca

el medio del mar acuna la inquietud 
y en cada aleteo de cualquier pez
se levanta la disculpa de la existencia

ancla mata astilla mata todo

el estribor marchita el horizonte 
si aprende a hablar en todas las sales
será especialista en yodo

dar las vueltas al barco mientras se avanza no es un desafío
es el universo copiando su sistema una y otra vez sobre el agua
ganarle al tiempo para que los grados justifiquen los días

el timón está prohibido
para preservar su aparente posibilidad
de maniobrar océanos
se ríe la hija de los marineros fuertes como algunos dioses
y dibuja gaviotas para que asomen orillas

las especies tienen agarrado el día y cuando se duermen lo sueltan
de esa manera la noche hace lo suyo con sus ojos cerrados
cada amanecer se aparece insistente por deseos fervientes
y así transcurre la infancia de la hija de los marineros
en anarquía muscular y esperanza de arena
todos le cantan a la vez diversas canciones
de la fuerza de amarrar estados en todos los idiomas

lejos de acunarla, observa mareada al borde de su falda
reconoce que es un dichoso pezpunte, claro
entonces junta el sudor de sus padres en una botella
se lanza atravesando la superficie como cristal 
y en la profundidad que es otro tiempo
otro tatuaje y otro cantar
no divisa nada

ancla mata astilla mata todo

jueves, 18 de agosto de 2016

hágame el favor

no se imagina la importancia de los metros cuadrados en mi vida
ni sabe la cantidad de cálculos que hago por día!

a cada rato las superficies se me presentan,
religiosas, despejadas, brutas de almacenamiento,
y  llego en urgencia métrica y desmedida
para resolver nada en particular

alta ancha y profunda es la capacidad que tengo
de calcular la cantidad de palomas
con alas plegadas desplegadas y a medio volar,
suponiendo indecisas de diversos picos,
que caben en una suma de baldosas
a cualquier hora y hasta que otro espacio
requiera saberse exacto en mí

y


hágame el favor, imagínese el resto

martes, 2 de agosto de 2016

podría ser el juego de la silla o el contar de las escondidas

arrastrando los brazos desde el centro hacia afuera
tiré todo lo que había sobre la mesa
empujé la silla hacia atrás poniéndome de pié
con todo el entorno borrado ahorrando en traumas
le giré a la mesa varias vueltas chasqueando la vajilla
con las suelas de mis zapatos (la porcelana es fría) 

una música y varias patinadas me llevaron a rezar contra la pared 
de rodillas y cuajo, el rosario en la frente apareció 
despojado de saber
y antes de borrarme la piel
el llanto, que es una capa húmeda,
me encerró en la condición que tengo
entre latido y latido



domingo, 17 de julio de 2016

expansión

no llegábamos a dos enteros
cuando colmamos la plaza
tu expresión asustada me divisó
entre la multitud que yo era
y el frío y tu falta estiraron mis articulaciones

por mis huesos andan embarcándose ahora
con las banderas de mi piel tostada
los que me llenan de sueño
para poder llevarlos

no llegué tarde al encuentro
del tiempo que yo era





viernes, 24 de junio de 2016

el lado derecho de la cama me arrolla
sobre un charco de sueños sudados
acurrucados en olvidos, en digestión,
temerosos de mi vigilia, caída libre,
la mano ciega sobre la mesa de luz
desordena el presente en un tanteo

el lado derecho de la cama me avala
en el recuerdo de tu cuerpo neto en sábanas robadas
está chamuscada la fruta al final de la colina
cerca de la orilla del río, en el que cada despertar,
hundo mis pies, dulce y posible pantano

abro los ojos y me siento, en el lado derecho de la cama / clavo una rodilla primero en posición de largada / finjo ver el horizonte hacia el otro lado y corro / trastabillo varias veces y enredados mis pies en las figuras de las telas, en los arbustos crecidos de tus sueños, me levanto / le hablo al aire con el acento que uso en los viajes largos, donde el viento llena la boca / paso noches transversales, con el aplomo del peso muerto / y corro más /

me alejo todo lo posible:
dos antebrazos y una mano




martes, 21 de junio de 2016

un ser vino

del fenotipo que le complicó los días
recuerda la genética más bella
una especie de rescate en extinción

pero es el olvido el pasaje que elije
para beber todo el presente
que queda en la botella

y luego es un ser vivo
sobre el umbral de promesas