miércoles, 9 de marzo de 2016

en el podio jugando


no son ausencias las que tengo
son una proyección de mí
sobre el mismo vacío
en el que una vez me acariciaste el cabello
y te lo quedaste todo,
lo celebramos

hubo papel picado al otro día y después

nadé rápido, con fuerza
y en la llegada toqué mi salida
que competencia caprichosa
de toro aeróbico
de pucha que lo tiró
por suerte la corriente del agua
arrima los bordes amigos

sobre el suelo sus zapatos
dentro de ellos sus pies
y arriba casi en vértigo
de fondo cielo toda ella

si no fuera por su movimiento
y las ganas que le circulan
a velocidad metabólica
insistentes dentro de su pecho
sería de quieto temblor
pero anda va que anda
y si continúo mirando desde acá abajo
la atmósfera la despeina y el escorzo
me ciega en sus zapatos
desde la huella en el instante en que se deja