lunes, 24 de noviembre de 2014

azul inmenso

que ya no sea 
de color azul la mañana
con ese pedazo
de noche estirada
¡vaya con su fiaca 
a desperezarse 
en otro amanecer,
vaga nocturna!

que bastante me cuesta
separar la vida en días
para tener lo que resta
en meses y años,
la cuenta que nos hacemos
para protegernos del Disperso:
ese miedo de perderse en lo inmenso
y no prestar la atención merecida
a una mañana
como la de hoy
azul 
por ese pedazo
de noche niña
que le tironea del bolsillo al día
y se le guarda 
y allí se queda
dormida por hamacada
soñando los recuerdos
que tiñen los días
y por más que pida
que ya no sea
de que color