lunes, 28 de abril de 2014

no cuento en segundos

Se me borraron unos días en las semanas
y en esos tiempos me pierdo cada vez
Tramito ahora la posibilidad de agregarle
a esos días que me quedan, las horas necesarias
para no llegar a desfasarme
en esto del correr de los años
del que todos hablan mientras lo andan

Se me pusieron en duda las plazas de la cama
y la casa toda se me rajó en su cemento
Se me atravesó tu ausencia por lo pronto
y el abrupto relleno del vacío es pesado
como la suma de nuestros cuerpos recordados

Se me ha fijado quien soy, tanto…
un afán de vida propia
una decisión impulsada
desde el centro que tenemos
ubicado cerca del ombligo
independiente de nosotros
confundido entre la suerte

Me duele acá, doctores,
donde no tengo nada
Capitalizaremos su salud,
Le pondremos un surco aquí para la rabia
Entubaremos la angustia
Le daremos reposo
Hospitalizaremos su vacío
Hasta que la ciencia entienda

En esos días que ya no tengo
aparecen primos lejanos
tortugas que llevan gatos
una forma de hombre
con toda su intención,
unas enormes ganas de cocinar
pero poco hambre para lograrlo
pedacitos de tu recuerdo
en pinchazos como vacunas,
y otra vez te vas a curar
de tanto más y del miedo que te sobra
Tengo la radio encendida
los dedos cruzados
y apretados los nudillos
Ocasiones virtuales
decenas de vidas aconsejándome
calmantes y otros idiomas

Ha sido cierta presencia

la que ahora me falta

pero existe.