domingo, 23 de febrero de 2014

sin correa











tuve un verbo lleno de patas,
precioso, que se rascaba
sobre una alfombra de pelo quieto
húmeda como mis pies
y una palabra colgando de los labios
por decirse en cualquier momento,
abandonada como baba
y dispuestos ojos tristes
a los lados del meridiano

las pulgas las babas
correr colgando

es contemporánea
la danza entre animal
y el verbo que tuve

miércoles, 19 de febrero de 2014

y todavía no sé


le pidió al azar que se hiciera cargo
y este, contrató a la duda para que decida
perdió las opciones en un montículo de piezas mezcladas
relajado y poco ebrio, el dedo, paseó intentando elegir
y finalmente tomó lo que el tiempo quiso

exagerada campana que suena antes de ser escuchada
la duda permanente en su cabello enredado
¡Por suerte el azar a veces duerme
en los recreos, de espaldas a los hechos!