martes, 19 de noviembre de 2013

el domingo me puse el francés

Usaré al francés
durante el tiempo
que dure el frasco
y la distancia
de los vapores (*)

El aroma en el aire, boleto de los vientos
legado de asaltantes de narices
por habernos olido tanto
en lo que hayamos sido
de todas las frutas, algunas (**)

¿Cuánto tiempo quedarán dulce en mi piel
los importados que me surfeaste,
aún rompiendo?
¿Que caprichosa ley dice como oler?
¿Que fuerza me obliga a terminar la botella? (***)

Sin embargo para recordarte un poco
o reinventarte en nuevas posiciones,
lo hago en italiano, del lado de abajo.

Desde mi genética internacional
soy con mis sentidos políglotas y apelotonados,
fragancia que un marinero baja del barco,
mancuerna de apellido confuso
(¡un fuerte abrazo para ese hombre, por favor!)

No es una deuda de mí, el olor que llevo,
ni un impuesto a la conquista de lo que huelo
ojalá te llegue el perfume que despega de mi piel
cuando corro para olvidarte
no es una deuda de mi, el olor que llevo,
ni un impuesto a la conquista de lo que huelo
es deletrearme despacio hasta reconocerme

En mi tierra de ahora estos pies
embarrados de origen,
son los que me traducen quien soy
en Argentina, Palo Borracho
nombre sustantivo y apellido adjetivo

Ningún perfume se lleva a la boca
sin un recuerdo, vaho de algo
que ubique al gusto en su lugar

¡O podrás encontrarme mordiendo el aire
en cualquier sitio, fuera de Europa
para guardar lo que huele parecido
a lo que fuimos! (****)


(Viaje del olor *:
Capitán que no tripula es sólo timón
y llega la costa al barco que gira sobre sí mismo,
saliendo con la suya, aguada coqueta y movida,
la Marea. El olor es de los peces)

(Viaje del olor **:
Al aire no se le escapa nada. Ttransporta invisibles las naranjas,
los motores rotos, la gasolina y los sudores.
Leche, medialunas y café. Tu pecho, mi muñeca, el vino.
Y lo podrido también, sin permutarse por nada)

(Viaje del olor ***:
Parte se evapora, como el amor. Parte es absorbida por mi piel y luego pis.
Me tiro al mar siendo canela, me revuelca una ola y después otra. Y aún así al salir
sigo siendo oliendo igual. Tal vez ahora a clavo)

(Viaje del olor ****:
Pareja de inmigrantes discordantes se tiran del barco. Uno huele acelerado y el otro de piel caliente le devuelve, olido, lo que pierde en el camino. "Déjelo, póngale tal apellido huelen igual a los que pasaron antes", dijo el dueño del puerto. Y en este vaivén ya los aromas están escritos. Por eso me pongo a veces tu nombre cuando era un poco mío)