jueves, 31 de marzo de 2011

Sueños que sirvan

Quiero que los sueños
se vengan más simples,
los de la noche.
Quiero que sean
los que el sol anime
en la mañana temprano

No pensaría, no pensaría
y al despertar
simplemente andaría...
confiada en esa brisa
que en la noche me llenó
de aire la vida 

Deseo que lo que sueño
me vista en los días
pilotos en la lluvia
caricias en el dolor

y lo soñado compartirlo

contagiar a los que no soñaron

Morir en Flores










Cuando peligra la vida
porque la única avenida
desemboca en la noche cerrada
allá al fondo,
bordeando el descanso eterno
de los muertos intranquilos,
todo es un solo día.

Morir en Flores
no tiene suerte
solo amigos para llorar
por no haber visto todas las estrellas
y por la falta de pan.

Cada día se da vuelta una casa,
acá abajo, en Flores
Derrumbes cotidianos
sepultan el desorden
ordenan todo lo roto:
fragmentos de abrazos, hojas de libros,
latas, sobres de impuestos, pensamientos.

Y si es un solo día, todo
y el barrio tiene empedrada
la única avenida hacia el bajo
rodando pero sin jugar
se amontonan las vidas
contra la pared del fondo

Morir en Flores
parece una carta
puede ser un tiroteo entre almas
una soga una granada
una bacteria un virus
o no despertar una mañana

No hay velatorios en Flores,
se muere nada más

miércoles, 16 de marzo de 2011

Participación en clase

Voy a seguir haciendo las cosas mal
para no desintegrarme en el abrazo
para no recibirme de dulce en el kiosco


Que los maestros sigan escribiendo
en planillas mis bajas notas
amarretes de saber y vuelo de hojas
en la vida de aula, estaré ausente


Voy a buscar sin encontrar
para seguir perdida
volveré a enamorarme de árboles
de piel dura de corteza
y apoyaré otra vez la espalda en su tronco,
caprichosa en el tiempo que nos separa en especies,
lloraré por nuestras naturalezas y ya sin sol
creeré regarme para crecer
y alcanzarlo...


Voy a equivocarme de colectivo
para dormir en el viaje
y con las manos en la nuca
evadir lo que viene

martes, 15 de marzo de 2011

No hablar

¿Que te pasa que no decís?
¿Porque no vibra el vidrio de esta ventana
como si fuera siempre
a romperse, como antes?

No te escucho, no contás
¿Porqué no hablás?
No narrás, no marcás
el ritmo que me hacía caminar

Ese laberinto que nos recorre
no une nada
lo que podría ser un canal
es una calle cortada
y ahora escucho bien fuerte
el silencio,
apurado por ensordecer
para gritar y tirar esa tapa
que no es manta
ni es niebla,
me cierra como una olla
me hamaca en su vapor

Me callo de tanto
no digo por malo
descarto todo antes de la boca
le ahorro a la lengua su ejercicio
la pérdida de tiempo
de esos fragmentos de historias
con plasticola y papel de diarios
que quieren armarse
como aviones y barcos
para recorrer trayectos de sentidos
y transformarse, multiplicarse
procrearse mortales

Hablo para conseguir
el alimento,
y para dar el amor
de este puño cerrado
solo extiendo el brazo
y abro la mano

domingo, 6 de marzo de 2011

Siempre me dejás con vida
















Hoy voy a matarte otra vez


Es tu responsabilidad
ser mortal en mi casa


Te veo renacer sin culpa
me completás con balas
dejándome con vida, siempre
para que pueda matarte de nuevo
y tantas veces llorarte
creyendo que es la última


Perfeccionando mi asesina
lográs que solo pase mi vida
apuntándote
y tapando estos agujeros
vida digna, se lee


Me sonreís cada vez que llegás
a este mundo de hogar
hasta que nos damos cuenta
de quienes somos
y comenzamos a perseguirnos


Es tu responsabilidad ser tan mortal
y no llevarme secuestrada
en tus brazos