lunes, 28 de septiembre de 2009

En el auto


Cuando voy llorando en el auto nunca tengo los lentes de sol o siempre está nublado
En los semáforos el vehículo de al lado se detiene, el mío también
Y las lágrimas tardan en recorrer mis mejillas lo que dura el rojo en variar a verde
el amarillo es el primer plano de la lágrima
que el vecino mira antes de poner primera

Y tal vez haga una cuadra intentando adivinar porqué lloro:
un familiar fallecido, una mala salud, una deuda o un divorcio
o quizás haga una cuadra intentando recordar hacia donde va

La verdad es que cuando lloro en el auto, no manejo
es él quien conduce con ganas de partir el eje y en la ochava perderme
porque si el destino fuera un abismo nos quedaríamos sin nafta
y así, continuaría llorándole a su paciencia
¡Es que para mí está lloviendo y el suelo patina,
charcos de agua en las que chapoteo solita y salpico sus botas!

Sucede a veces que acelera para chocar y dejo de llorar
pero como no nos vamos a matar, sigo un poco más
Que me bajo, no te lo digo más
y en el próximo rojo me escapo
y ahí sí: "llorá, a ver como te arreglás
caminá, que te duelan los pies,
que con suerte te perdés, y ya no me ves"
(debe pensar él)

Otra veces, el auto me duerme,
será el motor o el amor
será la frenada que me hace pensar
o el arranque cuando hay que empujar...

sábado, 26 de septiembre de 2009

El abrazo o las manos en los bolsillos

la piel tibia
con un ratito de sol
su abrazo otra vez es natural
es la pieza entonces, que entra justo
la última figurita del álbum
o los primeros paquetes
donde no hay tantas "repe"
ni uno ni otro
el medio
la línea de llegada
o el primer chapuzón
las brazadas del medio

la piel tibia
sin los pies helados
ni las manos frías
el azul del cielo en común
o el verde de este pasto que caminamos descalzos
tal vez, las florcitas amarillas con sus bichitos

estando en la punta me parecía que volaba
entonces me acosté y floté

jueves, 24 de septiembre de 2009

"¡La puta madre!", dije, como puede ser que otra vez esté llorando por la misma espina si ya me la saqué?
Entonces apareció ella, mi madre, y me respondió lo siguiente:
"Cual es tu problema, porqué me llamás así? que sea la última vez, chiquilina! Además te cuento, que la vieja espina, que tanto trabajo te dió quitártela, la dejaste tirada, como siempre dejás todo, al ladito de las medias, y así... la pisaste y te la volviste a clavar..."

Tengo que ser más cuidadosa, y pensar un poco bajo el sol

martes, 22 de septiembre de 2009

En la cursilería















Renegando de su gusto por los boleros
y de ver sus lágrimas en el espejo
mientras cicatrizaba la herida
Negando la emoción en el pecho
con el final evidente y esperado
de la última película de Hollywood
se destapó velózmente y salió de la cama

Esperó hasta que abrió la cursilería, y compró...

Aceptó un "mi bomboncito" en la verdulería
sonrió frente al dulce de leche
y saboreó una cucharada repleta,
pasó la lengua por sus labios
y rescató el poster pagsa

Le dijo a él que lo "amaba más que a sus ojos,
aunque ellos lo descubrieron"
y que su corazón latía fuerte
la sangre circulaba caliente
y que día y noche lo extrañaba, que no dejaba nunca de pensar en el, en sus múculos, en sus caricias...

Y cuando el sol se puso detrás de la palmera
en un mágico atardecer anaranjado
y con los ojos cerrados esperaba su beso
vió solo sus pies en la orilla del mar turquesa
encerrada en un círculo de rodajas de mandarina

Lloró sin mirarse en el espejo y con sus lágrimas hizo un jugo natural

lunes, 21 de septiembre de 2009

No te acuerdes que no estoy lista

No te acuerdes de nada, ni del sueño
ni de lo que pensábamos construir con esa mezcla
No te acuerdes de la mañana al mediodía
ni de la noche entre textos largos y destapados

Por favor, dejame estos minutos con los ojos cerrados,
a ver si puedo lograr el negro o el blanco,
plenos, porque ya un mínimo degradé me lleva a la infancia, a la casa de la playa, al sabor de la pileta, a las madres, a los juguetes.... rápidamente

No te acuerdes porque yo no quiero recordar,
no estoy lista
no me traje las cosas, no me sale, me da con coma, con cero y coma
Si sentís otra vez, que sea nuevo, que no huela igual, que brille con otra intensidad

No me cuentes el sueño de la mesa de ping pong ni el del avión
ni el del francotirador y el tren,
porque no estoy lista,
no me traje el estuche que va dentro de la cartera
donde tengo todo, donde me guardo en estas ocasiones,
donde me meto cuando recuerdo

Por favor, corazón,
si sabemos que la mezcla siempre pega ladrillos y forma paredes,
muros, con ventanas o sin aire
dejemos un espacio entre pared y pared
porque siempre construimos puentes
terminamos cruzando al otro lado
y nunca tenemos un cuarto para descansar

"Descansar te llevará a colocar un disco y a recordar", dijo una voz... y nos dormimos

Vera


Vera, la prima que juntaba flores a la noche

casa por casa y las arrancaba

con la cara de linterna alumbraba

la mano que tironeaba

y zás!

flores que adornaban y amaban

su casa


allá, al final del largo pasillo de baldosas de ajedréz

oscura tan oscura y de cortinas sucias

cortinas que disimulaban ventanas

donde sin luz ninguna planta crecía

Así, su casa amanecía

y eso... solo vivía unos días de primavera

jueves, 17 de septiembre de 2009

Canciones que desafino


La cuestión es que afino, no me cuesta admitirlo, en diversas melodías
me encanta cantar
pero en cada ocasión en la que haya que entonar el felíz cumpleaños...
en cada cumpleaños desafino muchísimo
lo que dura la melodía voy probando
hacia arriba me paso
hacia abajo me caigo
en el medio el resto sobra
y en soledad, lágrimas sin torta

Lo mismo me sucede con el Himno Nacional
No logro entonar las estrofas y lo que dura el tema
otra vez arriba y abajo, sin encontrar el punto justo... ni veo la bandera

jueves, 10 de septiembre de 2009

La separadas


Las separadas se juntaron con sus ex maridos en la charla de café
y coincidieron en que el tango que bailaron hace tiempo
era un abrigo pesado de julio
pero ahora que otra vez es invierno,
tienen frío

Por suerte, decían desesperadas de silencio, ya estaban liberadas
ya estaban sueltas, ya estaban disponibles
para nunca más volver a atarse
para estar más solas por fin, por suerte, por las dudas

Las separadas se juntaron y en cada frase un ex marido
sus perfiles presentes en las emociones
en los recuerdos y los dolores
y coincidieron en que el verano pasa rápido
que la musculosa dura poco en el año

Diseñaron, en el bar aquella tarde
una aguja con hilo enhebrado
para regalarle a sus ex maridos
¡Es que todos se extrañan tanto!
Esos días en los que me siento atada a un elástico
del que tiro, tiro y tiro
y luego regreso a gran velocidad
Quedo mareada, otra vez en casa
con mis objetos, con mi abrazo y el suyo
Sin pensar en volver a tensar la cuerda
agitada por el vértigo de la vuelta abrupta
Agradeciendo a ese nudo tan bien armado
ajustándolo otra vez, por las dudas

martes, 8 de septiembre de 2009

Barajar el tablero o patear las cartas


De barajar y dar de nuevo
cuando las cartas que le tocaron no eran buenas
mirando las cartas una y otra vez
pensando en que momento jugar la que corresponde
pasaba el timpo y a veces soñaba que jugaba con otras

Ese era un tiempo perdido, en el que imaginaba que ganaba la jugada
envejecía con el rey de basto en la mano
soñando que el ancho de espada la rescataba
sonriendo cuando él le guiñaba el ojo
siempre seductor, siempre perfumado

Ella sacaba sus naipes de la pila de platos húmedos
y él las tomaba de un mazo
por eso las cartas de ella olían a detergente y tenían las puntas gastadas

Cuando el truco estaba perdido y el envido sospechado
decidió barajar y dar de nuevo
sabiendo que tal vez, era muy posible
recibiría las mismas cartas...
igual lo hizo, y reyes, bastos, espadas, monedas de oro, copas vacías, y reinas borrachas
descansan sobre la mesa de felpa verde

Ahora está sentada frente al tablero de ajedréz
convenciendo a los peones, acerca de firmar un pacto
interpretando el enorme valor de estar en la primera fila
al frente del primer paso
defendiendo a la reina para que el rey no muera

De patear el tablero
barrer luego las piezas
arrojarlas a la basura
y esperar

viernes, 4 de septiembre de 2009


Justo en este día en el que el tiempo parece un pronóstico anticuado
me toca crear con estropajos líquidos y decoloridos,
la pólvora

Siempre creyendo que todo estaba descubierto ya
se me viene a idear un polvito mágico que hace despegar

mis más sentidos pésames, pesares, iras y oleajes
hacia rumbos llenos de manojos de enojos

Después del clásico café de la mañana y preparando la paleta
para pintar mi día seis de septiembre, con una escala tranquila
descubro la pólvora, descubro que la tierra no se sostiene por elefantes, creo que el hombre no es el centro del universo, descubro el rayo laser y la cocina eléctrica

y me doy cuenta que de golpe se crece
a los golpes se aprende a andar en bicicleta
que la puerta se golpea
que un golpe del corazón puede ser bonito o mortal
y que la suerte es también un golpe

Pero la pólvora sí que ha sido un gran invento
y lo descubrí sin querer, una mañana que parecía como otras
pero explota explota
no le pidas otra cosa