domingo, 28 de diciembre de 2008

cambiante: cambiate, nos vamos


a solo un día de ayer, hoy ya pienso en desarmar el bolso

¿Para que?

El quiere el mar y yo la montaña

El café y yo mate

A mi no me gusta la banana split ni la que va por el mar y arroja a la gente al agua

A mí me gusta contemplar el horizonte sin hablar


Si a él le gustase lo mismo que a mí, a mí me gustaría otra cosa?

Por eso dejo el bolso preparado y espero, mientras me paso el protector solar,
porque aunque me quede en el microcentro, debo cuidarme la piel


sábado, 27 de diciembre de 2008

Se va otro más, siguiendo al anterior
y se asoma uno nuevo

me preparo para saltar de uno al otro
aunque antes pienso: y si me quedo al costadito? viendo pasar nomás? quedando intacta del rose que madura? Y si me quedo al lado de la ruta y camino sola? si me quedo bajo mi paraguas de buena marca que no se dobla con el viento? si me uno a los que no se mojan ni se despeinan?

me preparo para saltar del 31 al 1
un salto suave en un abismo
elecciones que requieren un entrenamiento
para pasar sin caer
para caminar sin perderse
porque aunque la ruta vaya derechita, derechita
siempre aprarecen los atajos al costado
con carteles luminosos
y gente llamando

a la una, a las dos y a las....

Gracias. Feliz comienzo, de corazón

martes, 9 de diciembre de 2008

del globo que te conté al principio, ese que un día se soltó de la mano de una niña


un poema liviano

sin letras

una carta de amor

sin palabras

una mirada a sus ojos

y una sonrisa de respuesta


Nado rápido

mis brazos entran al agua, primero uno luego el otro

brazadas silenciosas

avanzo suave

ni rápido, ni despacio


una palabra de una niña

llena de ternura y sencillez

vuela, liviana

para fin de año? falta

se acerca el fin del año, y con él un montón de fines
y no se si alguien recuerda mi "bola de cosas" de la cual escribí algo el año pasado también para esta época. Aún está

Me gustaría estar más liviana para este fin de año, no para poder comer mas en año nuevo sino para poder nadar mas rápido, para poder deslizarme con más facilidad
No me refiero solo a bajar de peso, sino a llevar menos cosas...
Cuando estoy tan cargada, viajo mal

Los sábados por la mañana son casi tan complejos como los domingos, porque no salgo de mi casa rápidamente y me encuentro con la pila de sus platos, la pila de sus papeles, la pila de sus peces, la pila de tierra, la pila de voces, las pilas sulfatadas sobre el piso de madera...
En el desayuno, mientras otra vez saboreábamos el café instantáneo, él me dijo que entendía que yo no tolere las pilas que el no se dispone a tirar (o a ordenar) pero entonces yo debía entender que él ya no me tolere a mí.
¿A mí? ¿Entera?
Me sentí una pila en mi propio ser,
tal vez yo era una de sus pilas, esa que yo misma quería que el tire entre otras...
Oh no! Pensé, pensé... yo tiro y ordeno todo todo el tiempo, pero debo admitir que a veces busco algo sabiendo que ya está en el camión de la basura, con algún cartonero o aún en la vereda... pero que ya no recuperaré.
Esta vez, respiré profundo (creo estoy mejor de los bronquios sin medicación) y me fuí, cortando la discusión (se que él se alegró porque pudo concentrarse en su tarea, la de olvidar)
claro, me fuí con toda la cabeza inflada de pensamientos, como si allí estuviera concentrándose la solución al conflicto de la salvación del universo, aunque fuera solo el descubrimiento de su pila en mí o de mi pila en su ser... luego de unos minutos fuí logrando alivianar la cuestión y ya todo encontró su respuesta sin avisarme, a veces pasa.

Como siempre, viene otro año y empiezo a balancearme arriba de la palmera, es un ritual. Desde allí arriba veo diferente y si no se parte el arbol pronostica un año de evolución y de dale para adelante.