miércoles, 30 de julio de 2008

La tarjeta de crédito

Ella trabajaba en los teléfonos de un Banco muy importante, vendiendo... perdón, ofreciendo un servicio más de dicha empresa dichosa, mientras María Chuzena techaba su choza.

Hace un tiempo atrás, quise regalarle a una persona allegada, muy allegada a mí, un par de zapatillas para su cumpleaños y el dinero no me alcanzaba.En aquel momento, como un ángel de la guarda que me aguardaba, apareció ella, para ofrecerme la Salvación. Una angelical tarjeta de crédito color rojo y dorado.
El Angel Bancario se me apareció y en sus manos me sentí cómoda, mimada. Pese a que nunca creí en los créditos que otorgaban esas empresas, acepté, y al otro día observaba el rostro de mi allegado, sorprendido y felíz.
Tomá Sistema!! pensé.
El Sistema pensó lo mismo de mí.


Hace un par de días llegué a casa en el momento en el que sonaba el tel y como nunca hago, atendí.
Voz en of: hola mi nombre es........ del banco ...... llamo para ofrecerle un servicio........
(yo solamente escuchaba, mientras me quitaba el calzado) EN CASO DE QUE USTED TENGA CANCER DE UTERO, OVARIO Y/O MAMA, EL BANCO LE OTORGA CUARENTA Y CINCO MIL PESOS PARA QUE USTED DISPONGA, PARA EL TRATAMIENTO DE LA ENFERMEDAD O BIEN PARA LO QUE CONSIDERE...

Del otro lado de la línea yo escuchaba con una extraña atención, mezcla de asombro, paranoia, indignación, verguenza, y tantas otras sensaciones que no me permitían pensar, por lo cual le respondí:
Déjeme pensar unos días y vuelva a llamar
Voz en of: no, la PROMO es HOY
Le dije: bueno, entonces no.
Voz en of: pero usted sabe que una de cada ocho mujeres tiene cáncer de útero?
Le dije que sabía pero que no quería.
Me dijo que igual me iban a descontar los veinte pesos por mes, que me llegaría la póliza y...
Y la interrumpí:
QUE AFORTUNADA SOY, PERO SI NO PUEDO PENSAR EN UNA RESPUESTA, TOMARME UN TIEMPO… NO ME SIRVE, TENGO QUE PENSAR EN LA POSIBILIDAD DE ESTAR ENFERMA, LUEGO PENSAR LA POSIBILIDAD DE CURARME O DE MORIR PERO CAMBIAR EL AUTO, EN FIN, ES DEMASIADO PARA MÍ, RECIÉN LLEGO DE TRABAJAR, Y AÚN PAGO UN PAR DE ZAPATILLAS… ADEMÁS, PIDA UN AUMENTO DE SUELDO

Continuó hablando pero tuve que cortar, porque ya estaba a punto de acceder a cualquiera de las ofertas, la de enfermar, la de curarme, la de endeudarme entera y en vida, la de gritarle cosas horribles e innecesarias, así que corté.

Extraño esa época en la que ningún teléfono sonaba caprichoso
Es lindo regalar, no?
Señoras y Señores, es difícil vivir sin tarjeta de crédito, pero más difícil es pagar tan caro todo y de a poco

sábado, 12 de julio de 2008

Punto de vista y Razón


Las Campanas de su madre sonaban estruendosas (1)

¿Porqué se ahoga Juan?
¿Porqué Pinchame queda con vida y pese a la tragedia de su compañero sostiene la viveza de pinchar? ¿Estaban jugando en el agua y sucedió la desgracia?
No, no, claro que no. Pinchame lo arrojó para luego pinchar.
Es triste pero real.
El mundo sabe que es así.

El río de Juan y Pinchame es oscuro, como el del viaje a Chajarí, de agua templada, espesa como un pantano.

En eso estaba, llorando la muerte de Juan, con una enorme tristeza, sin saber quien había fallecido, y mirando de reojo y entre lágrimas, con rencor... a Pinchame, del que solo sabía que éstaba vivo.
Cuando él concluye la lectura del diaro y lo arroja sobre la mesa.
En seguida me olvidé de la angustia del ahogado y le dije que estaba colmada mi paciencia de su desorden, de sus montículos de cosas en un ambiente pequeño: le dije que solía resbalar al intentar caminar en ese caos.
Constantemente estás resbalando, y lo hacés desde pequeña, dejá de patinar. Me dijo.

El pueblo entero estaba llorando a Juan excepto nosotros, que como siempre estábamos discutiendo tratando de defender nuestro orden.
En ese instante suena el teléfono. Atiende él dispuesto a tratar mal al que sea que me llame.
Es el comisario de la 50, me dijo pálido como sus papeles.
Tomo el teléfono, las piernas me temblaban, pero igual mantenía la expresión de mi enojo.

Comisario de la 50:- Señora, la última pista que usted nos acercó basada en su testimonio y punto de vista nos reveló la verdad del caso:
Juan intentó arrojar a Pinchame, luego de una discusión acerca de un crimen anterior del cual habían sido cómplices (un día con un mate se lo secreteo por un billete). Pero Pinchame dió un paso al costado y como en los dibujos animados, Juan sigúió de largo y fué a dar al río. Como usted bien dijo, el agua era muy espesa. Así que por más esfuerzo que haya realizado el pobre de Pinchame para rescatar a su amigo, no pudo hacerlo... y Juan se ahogó. Toda la Policía Federal y en especial nuestra sección, estamos agradecidos por su colaboración. Pronto se dará a conocer el fallo del juez......
Le dije: Comisario, yo no se nada, yo no sabía, yo no dije, yo no recuerdo, yo no estaba...
Me respondió interrumpiendo: lo sé Sra. Disculpe, tengo un llamado de unos ladrones que están robando. Adiós.

Corté el teléfono. Lo miré.
El me dijo: sí, sí, después ordeno.
Hacé lo que quieras, le dije, igual voy a llorar por otra cosa.






sábado, 5 de julio de 2008

Porque me había ido, regresé

¿A que no te vas? Me dijo él.
A que sí. Soy otra. Le dije.
¿A que no te las tomás? Me dijo él.
Sos grosero. Le dije frunciendo la naríz
Me refiero a las vacaciones. Me dijo el frunciendo la naríz
Sí, me las tomo. Le dije frunciendo la naríz
El se quedó riendo y se hizo pequeño, muy pequeño. Junto a la casa pequeña y a toda la manzana ya chiquita.

Pequeños todos desde lejos se ven
Viendo pequeño desde lejos, se ve más
Mucho más y todo pequeño
Barrios enteros pequeños, manzanas y ciudades
dejados por un rato para ser observados
Como cuando un artista se aleja de la obra de arte
para verla más pequeña pero entera

Tan lejos me fuí que observé el campo y la ciudad
en una misma bola óptica
Miré con atención, aún con la naríz fruncida:
Una vaca en Argentina estaba parada con sus manchas gastadas, era una vaca vieja lechera. Un niño tomaba leche en Canadá y su mamá le hablaba en francés. Y en Buenos Aires, los gobernantes debatían en el Congreso mientras se tomaban una chocolatada.
La vaca estaba cansada, se notaba.

Es que desde lejos se ve todo. Lo que sucede es que cuando te acercaste con la gran idea de Cambio, en ese trayecto lleno de emoción, al llegar te olvidaste. Porque te olvidaste la llave puesta y eso te lleva a pensar en la repetición instalada de la queja de la llave puesta y lo caro que sale un cerrajero luego de las 20 horas.

Aún con la naríz fruncida.
Las vacaciones me las tomé, pero no las cobré.
Me las descontaron del sueldo, porque no pude traer fotos de ningún lado... y hoy el sistema exige certificados de todo: Y la foto con tu familia mateando en la playa?
No pude explicarles que no eran ese tipo de vacaciones.

Viste? No te fuiste. me dijo él
Sí, me fui y vine, mientras vos aún estás aquí, riendo. Le dije
Se lo dije con la naríz fruncida, porque evidentemente había algo que me disgustaba, motivo por el cual me había ido, motivo por el cual había regresado.

Por las noches sueño que la vaca está reunida en el Congreso, debatiendo la posibilidad de retenernos a todos nosotros, los seres humanos con naríz fruncida. En el sueño comienza a llover, los pastos crecen, las vacas reunidas festejan, dejando de lado el debate para más adelante.

Me habré ido? Espero que no se entere, pero estoy dudando.