sábado, 23 de junio de 2007

juego


Juego a que me escondo y no me ves
a que corro y no me alcanzás
a que mi mueca te da risa
Juego al lengua con lengua
a que salto más que vos
a que la pared es pido
juego a que no sabés nada
y yo te enseño como se hace
a que te enfermás y yo te curo

Ahora no juego más
¿Podrías guardar vos los juguetes?

(mi viejo texto 1996)

martes, 5 de junio de 2007

Parate de esperá


No de pararse, de ponerse de pié, sino de parar, frenar, paráte se dice. Paráte un poco. Perá. Sí, un ratito, hasta que se pase, dale? Porque desde hace unos días se me cayó el sistema y no se como levantarlo, no tiene forma ni peso, pero se cae. Perece mentira. Por eso... paráte que trato de agarrarlo y como una masa (imagino) blanda la llevo hasta la mesa, o hacia la mesada, o hacia mi pecho, o hacia el pasto... hacia donde sea que al juntar un sistema caído haya que volver a ponerlo. Cada cosa en su lugar.

Paráte que por ahora observo como se me cayó, y cuando se observa como se cae un sistema no se puede escribir un blog, ni se puede comer, ni nada.

Paráte y sentáte porque seguramente luego comience a pensar con que herramienta lo levanto.

Paráte otro cacho más que elija donde ponerlo... el lugar más seguro para que no vuelva a caer.

No se precisamente cuando podrá llevarme, porque nunca me pasó.... alguna que otra vez se me tropezó y amagó en el borde a caerse, pero nunca lo ví ahí tirado. Ahora entiendo cuando en una oficina pública no se puede hacer nada cuando el sistema se cae.

Paráte. Parece que escucho ruidos.